¿Qué incluye el menú de una boda?

17Ene

¿Qué incluye el menú de una boda?

  • Administrador

Una de las preguntas habituales al celebrar una boda es: ¿Qué menú elegimos? Realmente es un asunto personal… Asimismo, decidirlo depende de sus preferencias gastronómicas, aunque existen otros muchos factores que influyen al escoger el menú adecuado, como la época del año escogida y el momento del día para la celebración.

Pasos para escoger el menú de boda

El cocktail

Por ejemplo, algo que pensamos que no puede faltar en una boda es el cocktail, porque constituye un momento muy importante y la carta de presentación de toda la boda.

Un cokctail variado y rico supone un excelente comienza, constituye el primer impacto, pero no debemos alargarlo demasiado porque la gente termina por cansarse o sin hueco para seguir comiendo. Por tanto, nuestra recomendación es que no dure más de una hora.

Igualmente, durante los aperitivos os la podéis jugar más que con la comida, porque podemos ofrecer las degustaciones básicas que les gustan a todos, entre tanto arriesgamos ofreciendo también algunos más sofisticados y originales, para aquellos que estén interesados en probar las recientes tendencias que el sector gastronómico ofrece.

Una buena tabla de quesos y de jamón ibérico no pueden faltar, primeramente, porque constituyen productos conocidos internacionalmente y en segundo lugar porque a casi todo el mundo les suele gustar, por lo tanto, serían un par de apuestas infalibles.

No obstante, no pensamos que el cocktail tenga que ser clásico o aburrido, puede aprovechar esta oportunidad para ofrecerle a sus amigos y familia propuestas y delicias que les diviertan y atraigan.

Atrévase a arriesgarse y sorprender a sus invitados. En el caso de que haya algo que no les guste, tiene muchos aperitivos entre los que podrá elegir. Probar nuevos texturas y sabores de diferentes partes del mundo les dejará sorprendidos.

Menú de la boda

Al decidir el menú de la boda, primeramente hay que tener claro es si la boda se celebrará a mediodía o por la noche. En las bodas de día, la gente suele tener más hambre e incluso pueden requerir de una tercera comida, no obstante, en las bodas de noche con dos platos es suficiente.

En muchas ocasiones caemos en la equivocación de imaginar que sería mejor poner varios platos y no dejar la mala imagen de que la gente se quedase con hambre, aunque esto tiene diversos contras. 

Desde otro ángulo, está comer bien y quedarse lleno, pero si come demasiado luego hay que considerar que la celebración no termina con la comida, sino que sigue con la barra libre, tras la cual suele haber una re-cena, por lo que comer mucho no es muy aconsejable.

Por otra parte, tenemos el protocolo que elijan los novios para su boda, es decir, el sitio dónde los invitados se sentarán en la celebración y las otras personas con las que coincidirá en la mesa.

Además es fundamental considerar el momento del año en el que tiene lugar la boda para escoger el menú. Normalmente, si la boda es en verano, se suele aconsejar una ensalada en el primer plato. 

No obstante, en invierno, primavera u otoño, es mejor un plato caliente que haga entrar en calor. Los pescados generalmente suelen ser un éxito

De segundo lo más seguro es poner carne, pero si algunos invitados no pudiesen tomar carne, se les podría ofrecer otra alternativa.

Otro aspecto a considerar son los menús exclusivos para celíacos, alérgicos, vegetarianos, veganos… Hay que tenerlo todo previsto anteriormente consultando a los invitados para poder ocuparse adecuadamente de las personas que sufran alergias o que tienen restricciones con ciertos alimentos.

El postre

Como conclusión, no podemos olvidar el postre que, a pesar de que mucha gente haya comido más de lo normal, el postre acostumbra a tener una gran expectación. 

No puede defraudar, en consecuencia hay que meditar bien cómo desean que rememoren el postre. Chocolate, fruta, crema, sorbetes… Hay muchas alternativas entre las que elegir.

Antes de terminar, como recomendación general, es fundamental tener en cuenta los gustos generales de los invitados y arriesgar, pero no excesivamente, con platos demasiado sofisticados y originales. 

Nuestra recomendación es escoger platos que puedan agradar a todos los invitados, aunque dándole un toque personalizado, porque al fin y al cabo es su boda y la de nadie más. Es fundamental que vuestros gustos y preferencias queden reflejados en vuestra fiesta de celebración.

Si quiere conocer más especificaciones para planificar el menú de su boda, también puede contactar con nosotros.

¿Busca un lugar de ensueño para celebrar su evento? Pida información ahora